Comidas típicas alemanas

Con la ayuda de varios Au-pair hemos realizado este artículo. Gracias chicos, su esfuerzo y dedicación es inspiración para muchos que desean cumplir este sueño.
Cuatro valiosos jóvenes que se lanzaron a realizar su intercambio cultural nos hablan de su experiencia con la comida alemana, 3 colombianos y uno venezolano.
¿Quieres conocer las opiniones de Diana, Vale, Daniela y Camilo?
Léelo a continuación.

-“El caldo se consume en Alemania cuando los niños se enferman, de pollo, alguna carne, pero en especial caldo con verduras. Para desayunar los niños suelen consumir panquecas, hojuelas de maíz con leche, frutas, zanahorias crudas en palitos, pepino picados, tomates, diferentes vegetales. Pan siempre esta presente, baguette o croissants, brötschen, con mortadela, jamón, queso, salami, mermelada, pimentón picado, no se pone todo junto, pero si están presentes en los desayunos. Las bebidas son jugos de frutas, leche con miel o con cacao. A la hora del almuerzo, papas cocinadas, fritas, ensaladas con papas. Espaguetis con diferentes salsas. Salchichas frías o cocinadas, diferentes tipos de carnes o pollo con verduras. Un postre es común después del almuerzo”. -Narra Diana dentro de sus recuerdos con la comida alemana-.

-“Mi experiencia de intercambio y adaptación con la familia anfitriona, las costumbres y las tradiciones gastronómicas no fue fácil inicialmente. Ellos desayunaban pan con mermelada, chocolate o cereal, al medio día comían salchicha o sándwich. Hacia las 6 de la tarde (18:00 hrs) “Nudeln” ensaladas en variedad, frijol, arroz, diferentes clases de embutidos y mucha agua.
Regularmente en Alemania, se acostumbra a consumir mucho vegetal, entre ellos el más popular “Gurke”, incluso este es uno de los favoritos entre los más pequeños para llevar como snack al colegio o guarderías, es un alimento saludable y les encanta. No les gustan las sopas y entre sus comidas rápidas favoritas están los Donuts, que en realidad son unos tacos mejicanos”- Explica Vale que hace poco retornó a su país de origen luego de culminar su experiencia Au-Pair.

-“Mis compañeras Au-Pair me han contado que en sus familias consumen lo mismo, al desayuno cereales con leche en caja, los mismos que venden en mi país, prefieren los achocolatados. En su snack del colegio llevan fruta, pan con queso y jamón. Al almuerzo casi siempre algo con papas, sopas, purés, pasta en tornillos con salsa y carne molida. No consumen tanta carne roja, Nuggets de pollo, pescado, salchichas. creps que rellenan con compota de manzana, crema de avellanas. Coliflor con salsa, sopa de pastas. Cena pan queso tajado, varios tipos de jamón, salami, de cerdo, siempre con jugos de caja o botella típicamente de manzana, es el más común, también piña, arándanos. En verano bayas y ciruelas, frambuesas, fresas, se consumen más que las frutas importadas (piña, banano). En la calle se consigue la típica salchicha en un pan con mostaza o salsa de tomate, acompañada de papas fritas. No son complicados con la comida, casi todo viene en cajas o latas, lentejas y frijoles se consumen de vez en cuando . Arvejas y zanahorias también. Los creps se llaman “Pfannekuchen”. “Currywurst und Pommes” es lo que más se encuentra en la calle. Kartoffelnsuppe, Apfelsaft es lo que más comen y toman, Bratkartoffeln pueden comer todos los días”-. Nos explica Daniela que está a punto de terminar su año de intercambio.

“El desayuno típico es pan mantequilla, jamón, mortadelas que son muy diferentes delas que consigo en mi país, en Alemania hay unas tiendas especializadas en encurtidos, vienen en papel encerado, se compran por lonjas, salami, jamón, acompañada de leches sabor chocolate, vainilla o fresa, jugos en caja comprados en supermercados, el más común es el de manzana. Casi nadie usa licuadora para preparar jugos. En la casa de mi familia habían 2 neveras, una para alimentos de todos los días y la otra una despensa fría, porque la mayoría de las familias compran mensualmente. Era normal que yo tuviera la tarea de comprar el pan en tiendas artesanales, habían tres cercanas a nuestra casa. Al medio día recibíamos un servicio domiciliario, cada día diferente menú de almuerzos (no eran comidas rápidas) que provenía de una empresa de catering contratado por la familia. Los fines de semana la familia acostumbraba a cocinar, papas, verduras, una proteína, se come mucho pavo, compran la pechuga entera (Puttenbrust), se consume más que el pollo, casi nunca se come arroz y cuando llega a haber es un arroz basmati que es de grano largo. Siempre hay verduras, no eran muy creativos, todas cocinadas al vapor o pasadas por agua, brócoli, coliflor, zuquini, acelgas, espinacas que venden congeladas, zanahorias, etc. Usan muchas salsas que compran preparadas a base de crema de leche. No toman jugos ni refrescos, pero si mucha agua carbonatada y jugo 100% de manzana que aman los niños. Casi no toman té, el café lo toman en grandes mugs. Como la familia no cenaba junta yo preparaba la cena de los niños “Abendbrot” que básicamente es lo mismo que el desayuno, nuevamente pan artesanal y demás. Uno salado y otro dulce, casi siempre el dulce era de crema de avellanas. Entre los postres esta el Milchschnitte que es una galleta fría blanda con crema pastelera en la mitad que se conserva en el refrigerador. Helados italianos en verano, en invierno siempre esta cerrado. La tendencia siempre es eco, prefieren comprar artículos de origen orgánico”. -Nos cuenta Camilo quien estuvo con una familia de padres jóvenes y dos pequeños-

Ya tienes una idea de las comidas que vas a encontrar dentro de tu familia, así será más fácil tu integración para que disfrutes tu experiencia Au-Pair.