Los Países Bajos es un país bien comunicado en cuanto a transporte e infraestructuras.

Tanto en lo que refiere a servicios ferroviarios, con líneas de alta velocidad y trenes de larga distancia que comunican Holanda con otros países vecinos como en vuelos internacionales, teniendo uno de los aeropuertos con más tráfico de Europa, Schihol.

Tanto el transporte público en grandes ciudades como el transporte en trenes y autobuses entre distintas localidades del país está bien cubierto. Aquí encontrarás un pequeño resumen de los medios más utilizados y tus posibilidades.

En tren por Holanda

El tren es tal vez uno de los medios más eficientes para viajar por Holanda. Los trenes en los Países Bajos son puntuales (nada que ver con el servicio en España) y cómodos para viajar cortas o largas distancias. Las principales ciudades del país están bien comunicadas con una extensa red de ferrocarriles y existen trenes rápidos que conectan el aeropuerto internacional de Schiphol con Ámsterdam y otras ciudades importantes.

En Ámsterdam, la estación central de trenes (Centraal Station) cuenta con una gran cantidad de andenes de donde parten trenes dirección a todos los rincones de Holanda pero también con destinos internacionales. Desde esta estación puedes acceder al metro, tranvías y autobuses que conectan con el resto de la ciudad. A parte de Centraal Station, en Ámsterdam, hay otras estaciones de tren secundarias como Ámsterdam Zuid, RAI o Muiderpoort.

El tren en Holanda no es especialmente económico, aunque si vives y trabajas aquí es muy probable que tu empresa te subvencione los viajes en tren hasta la oficina. En caso de que estés de viaje en Holanda y quieras recorrer el país en tren, puedes comprar pases como el Holland Rail Pass, que te saldrá más económico.

NS es la compañía que gestiona los trenes en Holanda. Los trenes están bien preparados para gente con silla de ruedas o quienes viajen con la bicicleta. Además, los trayectos son bastante directos, con pocas paradas, y rápidos. Hay varios tipos de tren, los Stoptrein son los de servicio regular, los Intercity conectan las ciudades principales y los Sneltrein, son los trenes rápidos.

Viajando en bicicleta

Muchos amantes del ciclismo viajan hasta Holanda, el paraíso de las bicis. Este país, con unos 15.000 kilómetros de carril bici es único en el mundo. Dada su geografía llana es fácil y conveniente desplazarse en bicicleta. Aquí la bici es otro medio de transporte más, no se coge solo para hacer deporte sino para ir al trabajo a hacer la compra. Únete a la moda de la bici y alquila una cuando estés en Holanda.

Si tienes pensado alquilar una bici para visitar una ciudad como Ámsterdam ten cuidado con los semáforos y los cruces… pero sobretodo con los otros ciclistas. Los holandeses están muy acostumbrados a circular en bici por lo que a los “inexpertos” les pueden coger de sorpresa sus adelantos.

Autobuses

Para llegar a los pueblos donde no tiene acceso la red ferroviaria podrás utilizar numerosas líneas de autocares. Desde la estación central de Ámsterdam parten autobuses hacia muchas localidades holandesas. Puedes informarte acerca de los horarios y destinos en la oficina de información de GVB, justo frente de la estación de trenes.

Transporte público en Ámsterdam

Ámsterdam es una ciudad comunicada por un buen número de opciones de transporte público. La capital holandesa cuenta con una buena red de tranvías que llegan a casi cualquier punto de la ciudad, una extensa red de autobuses gestionados por la empresa municipal de transporte publico GVB y también, además de 4 líneas de metro (sneltram). Todos estos medios de transporte se pueden utilizar con una tarjeta de transporte unificada, la OV-Chipcard.

Tranvía en Ámsterdam

Las tarjetas de transporte se pueden comprar en las estaciones o a los conductores de tranvías y autobuses. Un billete de transporte cuesta 2,50 euros y te permite viajar por Ámsterdam a tu antojo durante 1 hora. Sin embargo, si vas a pasar varios días en la ciudad te conviene comprar una tarjeta OV-Chipcard. Estas tarjetas se pueden comprar tanto en las taquillas de estaciones de metro y tren como en máquinas expendedoras en estaciones de metro.

La OV-Chipkaart fue introducida hace relativamente poco tiempo en Ámsterdam (antes se utilizaba la Strippencard) y te permite pagar solo por el trayecto que haces. Así, hay que pasar la tarjeta por un lector al entrar en el transporte público y al salir (se conoce como check in y check out). El pago es sobre el trayecto. La tarjeta cuesta 7 euros en la primera compra y luego se puede recargar cuantas veces desees.

La página de GVB y la 9292.nl te permiten planificar tu recorrido de forma óptima en Ámsterdam. El transporte público de Ámsterdam conecta la ciudad con otras poblaciones vecinas como Amstelveen y Diemen.

Aeropuertos en Holanda

Siendo un país tan pequeño (se dice que, si conduces más de dos horas en cualquier dirección, estarás fuera del país) no son necesarios los vuelos internos. Sin embargo, en Holanda hay varios aeropuertos internacionales que garantizan la comunicación con otros países de forma eficiente.

El aeropuerto de Schiphol, cerca de Ámsterdam, es el principal punto de llegada de vuelos internacionales. Operan aquí tanto aerolíneas tradicionales como de bajo coste. Para viajar a España a buen precio yo utilizo Vueling, Easyjet o Transavia y, algunas veces, (con buena antelación) KLM.

Pero hay otros aeropuertos que reciben vuelos internacionales en Holanda, por ejemplo, el aeropuerto de Eindhoven, donde vuela la compañía de bajo coste Ryanair. También hay aeropuertos en Rotterdam, en Maastricht y Groningen.